Seguidores

Por Amor

Lo que hice por amor
y todo lo que hubiera hecho....

Por amor me hice viajera
de caminos solitarios,
nunca ví más horizonte
que el que ofrecían sus brazos.

Por amor volé sin alas,
fui jinete en el asfalto
y hasta navegué los mares
venciendo todos mis miedos.

Tantas veces regresé
humillada y dolida,
aún así, siempre  regalé
la mejor de mis sonrisas.

Mi corazón me rogaba
que escuchara a la razón,
fui terca y enamorada
hasta que todo acabó

Si por amor sufrí tanto
que hasta se hundió mi autoestima,
ahora que me he levantado
con la lección aprendida,
no volveré a cometer
los errores del pasado.



12 comentarios:

  1. Me gusta este poema tan realista y a la vez, escrito con tanta dulzura que emociona. Te doy mi opinión: Es bueno reconocer los errores para tratar de no volver a cometerlos, sin embargo, tampoco se trata de cerrar el corazón a cal y canto. El amor es algo bello y casi tan necesario como la comida, respirar...todas esas cosas tan básicas sin las cuales no podríamos vivir. No cierres tu corazón al amor, no siempre la suerte aparece a la primera, ni a la segunda..., pero al final, un día nos sorprende asomado a nuestra puerta. El mundo está lleno de personas generosas con deseos de compartir los sentimientos, de dar mucho y pedir bien poco. Suerte y que aparezca pronto en tu puerta. Un abrazo desde la sedienta Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie puede cerrar el corazón, pero sí protegerlo, es casi una obligación. Por otro lado, ya sabes, se pueden cerrar todas las puertas, pero siempre queda abierta una ventana. Gracias por tus palabras. Un abrazo desde ésta, también sedienta, Castilla.

      Eliminar
  2. Los errores del pasado... no digas nunca jamás; el amor es tan obstinado y ciego que nubla los caminos y hace tropezar dos veces en la misma piedra.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras me dejas, Francisco. Procuraré mirar más al suelo para ver las piedras. Un abrazo y ya sabes, agradezco tu visita. Soledad

      Eliminar
  3. Hola Soledad.

    Por amor ¿se pueden hacer tantas cosas? que no hace falta estar ciego para entrar en el umbral de su puerta.
    Se puede hasta morir de amor y no hay pasión más fuerte si éste es verdadero y sincero.
    En cuánto a los errores, ¡NADIE ESTAMOS LIBRES! todos los cometemos.
    Éste es un sendero de arrieros, lleno de piedras y de tropiezos, donde cada paso marca un reto distinto de aprendizaje.

    Un buen poema amiga. Gracias por ser mi seguidora.
    Te envío un beso y un abrazo. Juan.

    ResponderEliminar
  4. Sin embargo ya ves, dicen que el amor es ciego. Yo creo que más que ciegos, nos obcecamos en ver lo que deseamos, con lo cual, la cegera es pasajera. :-)
    Un abrazo y gracias por estar ahí.
    Soledad

    ResponderEliminar
  5. Se sufre por amor, pero siempre buscamos enamorarnos. Errar es de humanos, el error se puede perdonar, pero la espinita clavada no se puede quitar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo malo del amor es que es un mezcla entre vivir intensamente e (realidad) ilusiones y fantasías que nos desbordan (ficción). A mayor idealización de la otra persona, mayor batacazo nos podemos pegar. La vida misma, aunque aprendamos siempre puede volver a pasar. Pienso que es muy importante controlar las emociones propias para llegar a un "buen amor".

    Un beso y mucho amor para tod@s vosotr@s, en especial para Soledad (que no quiero hagas honor a tu nombre ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad y la ficción, mezcladas en las proporciones debidas, forman un cocktail perfecto, un exceso de cualquiera de los dos ingredientes acabará por estropearlo todo, pero...¿también ocurre por defecto, no?
      Mucho amor para tí también, Daviblio. Gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Querida Soledad no sabia que habia una ciudad o pueblo que se llama CyL.
    Dicho esta "gansada", te tengo que decir que yo que tengo "Tres años mas que el Ebro" es decir tengo cierta experiencia, jamas diría que el "Amor es Ciego", el amor es maravilloso y lo malo que es a veces una intuición, una ilusión nos produce la creencia de que eso es amor y es cuando nos pegamos el batacazo.
    Yo me he enamorado mil doscientas cincuenta cuatro veces, y creo que me quedo corto, y siempre he procurado no mezclarlo con el amor, porque creía que eso no existía nada mas que en las novelas rosa, existía pasión, deseo y locura y asi era porque a las 24 horas o 72 horas se habia deshecho el hechizo y no sabia que hacia un hombre como yo en un sitio como ese y me marchaba, dejando a veces tristeza.
    El amor vino solo, sin yo llamarlo con casi 50 años y aquí si que vi que eso era amor, porque hacia cosas simples pero que nunca antes habia hecho con una mujer y no me refiero al sexo, que de eso he escrito hasta libros, me refiero a cosas tan sencillas como preocuparme de lo que necesitaba, de acompañarla con cariño a donde me pidiera, a preocuparme por mis hijos mucho mas que antes lo hiciera y a mantener este amor todos los dias de mi vida.
    Llevo 21 años de amor y cada dia es mas fantástico.
    Por ello digo con la boca grande que el Amor no es ciego, que el amor no es una carga, y que de batacazo nada de nada, es solamente amor y nada de egotismos hoy por ti mañana por mi.
    Muchos besos amiga Soledad

    ResponderEliminar
  8. Vicente, igual es que a mí me faltan 1253 para aprender. :-) es broma.
    Siempre he pensado, que amar es lo que importa, te pueden amar, pero si tú no sientes lo mismo, nunca conocerás la maravillaso emoción que supone. Los que hemos amado -aunque sólo haya sido una vez- sabemos bien a qué nos referimos ¿verdad? A pesar de todo, me considero una afortunada y creo que tú lo has sido 1254 más, mi enhorabuena. Me alegro que la última haya sido la definitiva, eso te hace doblemente afortunado. Gracias por tu comentario. Un abrazo. Soledad

    ResponderEliminar
  9. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar